Hablamos español, ok… y el we speak English, ¿para cuándo?

Cada vez falta menos para que los tiempos de la “cara de  what?” y del “eskius me” terminen para los mexicanos que vienen a los Estados Unidos. Y nos es porque Harmon Hall o Interlingua hayan revolucionado la calidad del inglés hablado en México, sino porque del otro lado de la frontera norte se habla cada vez más español.  Hoy los Estados Unidos es el segundo país del mundo con más hispanoparlantes, y al parecer en unas décadas más ocupará el primer lugar, según un artículo publicado hace tiempo en el diario El País.

Esta creciente ola no se debe a la decisión colectiva de estadounidenses no-hispanos de aprender y hablar español.  Se debe, por supuesto, a la mayor cantidad de latinoamericanos que han inmigrado “con o sin papeles”, y que después de algunas décadas empiezan a dejar huella en las costumbres lingüísticas de nuestro vecino del norte.  Sin embargo, en respuesta al potencial y tamaño del mercado latino en Estados Unidos, empresas y gobierno han adaptado su modo de operar y dar servicios.

Ni tardas ni perezosas, muchas empresas de cable, teléfono, viajes, banca, compra/venta de coches, asesoría legal…, empezaron a ofrecer sus servicios en español, ya fuera con la ayuda de empleados bilíngües o mediante “call centers” en países de Latinoamérica.

En esta sucursal se habla español,” “para español, presione 1,” “si no tienes papeles, nosotros te damos crédito“, o un simple “¿qué pasó paisa?, ¿qué vas a comer hoy?” son frases comúnes no sólo en los estados fronterizos como Texas o California, sino también en ciudades más al noreste, como Washington, D.C., donde hasta me han preparado el lunch al son de ¡bailemos con el túcan, con bailemos con el nazo…!

Además de las empresas, el gobierno estadounidense se ha adaptado también al mayor número de hispanoparlantes.  En Virginia, por ejemplo, el examen para la licencia de conducir se puede tomar en español.  Para las votaciones, algunos distritos tienen listas boletas electorales en español.  En varios aeropuertos los avisos de seguridad son repetidos en inglés y español.  Como estos ejemplos, abundan más…

A todo ésto, mi pregunta y discusión con varios amigos mexicanos y norteamericanos es: ¿por qué en México no hemos hecho más por hablar inglés, no sólo como una decisión personal sino también como parte de nuestra política pública de educación?

Por supuesto, las circunstancias son diferentes.  México no sufre una oleada migratoria masiva de estadounidenses, que a la postre fomenten el mayor uso del inglés entre ellos y los locales que busquen interactuar o hacer negocios con ellos.  Sin embargo, desde un punto de vista pragmático, México requiere más oportunidades de negocio, inversión y creación de empleos, y una fuerza laboral que hable inglés es uno de los ingredientes necesarios -entre muchos otros más- para hacer más atractivo el clima de inversión.  Según una encuesta del CIDAC, tan sólo 2 por ciento de los mexicanos habla inglés lo suficientemente fluido como para utilizarlo en el ámbito laboral.

Nos pudimos haber reído de Labastida y su “inglés y computadoras”, pero en verdad no estaba muy alejado de la realidad.   Si queremos hacer más negocios de mayor valor agregado con nuestros principales socios comerciales -Estados Unidos y Canadá- tenemos que hablar su idioma.  Si queremos atraer más inversión extranjera directa de otras partes del mundo, el inglés será nuestro principal modo de comunicación.

¿Qué tan complicado es ésto?  Hasta los chinos lo entienden, y desde 1999 el inglés es obligatorio en todas las escuelas.  Este no es un tema de soberanía o identidad nacional, es un tema de competitividad en un entorno global.

Seguir los pasos de China indudablemente implica retos mayúsculos.   A duras penas se enseña el español a todos, y aún cuando hoy la mayor parte de los mexicanos recibe más años de educación, ésta no necesariamente es de la mejor calidad.  Además, el número de profesores que actualmente están capacitados para enseñar inglés es significativamente pequeño.

Sin embargo, donde hay problemas también hay oportunidades.  Aunque el costo sea alto, invertir en una mejor educación es una buena inversión a mediano y largo plazo.  La actual política de enseñar el inglés en la secundaria parecer no dar los resultados apropiados, y con razón.  Si en cambio se empieza a enseñar el inglés desde la primaria -cuando los niños aprenden más fácilmente idiomas extranjeros- el costo a largo plazo se reducirá.  También, recordemos que no toda la educación se recibe en la escuela.  El lugar de trabajo es también un ambiente adecuado para obtener conocimiento práctico.  Ciertos incentivos fiscales pudieran darse a empresas que apoyen el aprendizaje del inglés entre sus empleados.

Opciones no faltan.  Lo que falta es un verdadero compromiso con el desarrollo.  Compromiso que otros países ya han tomado y que pronto les dará frutos -si no es que ya los están disfrutando.  Mientras ese compromiso no exista, los mexicanos seguiremos perdiendo la “cara de what” cada vez que vengamos a los Estados Unidos.  Pero no será por lo que bien que hayamos aprendido inglés, sino por lo mucho que hemos dejado de hacer y que ha obligado a millones a buscar mejores oportunidades de vida lejos de casa.

  1. Una vez mas escojo el tiempo mas inoportuno para comentar pero no puedo dejar de hacerlo.

    Por que en MX no hemos hecho mas por hablar ingles? es la pregunta. Por que nuestro gobierno no lo ha incorporado como una politica publica? esla segunda.

    En esta ocasion comenzare respondiendo la segunda pregunta: Primero, es un secreto a voces la corrupcion que el famoso SNTE arrastra desde sus inicios. Mas que un cuerpo dedicado (por vocacion y diseno) al avance de la educacion en MX, es un cuerpo institucional parasito que se ha dedicado a amasar dinero y poder. Personajes como la “Maestra” Elva Esther Gordillo, ilustran irremediablemente mi punto. Sera hasta que logremos reducir la aneja practica del coorporativismo en el sistema politico mexicano, cuando finalmente podramos hablar de instaurar un sistema de educacion moderno que, aunque de forma tardia, comience a contemplar y a poner en practica los cambios que reflejen el entorno global tan dinamico en el que vivimos.

    No obstante lo anterior, reitero mi posicion anterior sobre la necesidad de contar con una sociedad civil proactiva y dinamica, asi como la certeza de abandonar la actitud del estado paternalista, es decir: Si el Estado no lo provee, entonces yo no lo hago. Y no es culpa mia sino la del Estado mexicano. Y es asi como comenzare a dar respuesta a la primer pregunta.

    Aun sin ser una politica publica, en la vida diaria de los mexicanos existe lo que llamare una “politica publica no escrita” que reflja la necesidad de dominar un segundo idioma. Los mexicanos no aprendemos ingles por interes o como meta de superacion personal. Simplemente no hemos alcanzado un nivel de desarrollo personal o nacional que nos permita darnos ese lujo. Por el contrario, hablar ingles representa el escalon que nos permite accesar a un mejor trabajo, a una mejor posicion, a una mejor oportunidad de vida. Las probailidades de destacar en el mercado laboral nacional o internacional sin el manejo del ingles son realmente limitadas para un mexicano.

    Es cierto que en los EUA los servicios han comenzado a incorporar el espanol dentro de su actuar cotidiano. Pero en MX el caso es el mismo solamente que a un ritmo menos acelerado. Los EUA han recibido una poblacion de migrantes “con o sin” documentos numerosa pero esto ha sucedido desde que los EUA “adquirieran” los territorios que una vez fueron de MX. Inclusive, el gobierno estadounidense de la epoca incentivo la migracion de mexicanos para poblar esos territorios pues por las condiciones geograficas y climatcas de los mismos hacian muy dificil, sino imposible, convencer a sus propios ciudadanos para que se mudaran al sur.

    En MX, recibimos cada vez mas y mas una poblacion de migrantes retirados o jubilados que llegan a nuestro pais a establecerse. Adquieren terrenos, casas, negocios, hoteles, restaurantes en las costas de MX, en lugares donde las condiciones climaticas son apropiadas. Como lo hacen? No es que la mayor parte de ellos hablen espanol pues si hay algo de cierto es que el americano promedio y aun el mas preparado no habla un idioma mas que el ingles, sino que los mexicanos en San Miguel de Allende, Punta Mita, Tulum o bien Merida hablan ingles. Desde el agente de bienes raices que vende las propiedades y los abogados que realizan las transacciones para la compra, asi como todo el personal encargado de limpiar las casas, los negocios de los “patrones”, taxistas, personal de hoteles, y negocios lo hacen.

    Segundo, es verdad que el manejo de un segundo idioma puede ser analizado desde la optica de la competitividad pero en el caso mexicano tambien es materia de identidad nacional. Como sociedad, no hemos logrado sacudirnos el complejo de inferioridad frente al vecino del norte. Para nosotros el espaniol es lo primero. Solamente hay que preguntarnos que sentimos cuando escuchamos a un mexicano decir algunas palabras en ingles cuando se le olvida el significado en espaniol. Y no solo eso, la percepcion que tenemos de la persona lleva una connotacion negativa: es un “creido(a)” “presumido(a)” “nino(a) rico”. O a caso no hacemos burla de la persona?? No los llamamos “pochos”? Para los mexicanos, hablar ingles dentro de nuestra popip circulo social, dentro de nuestro pais todavia es mal visto.

    En mi opinion, debemos de darnos cuenta de que el Estado mexicano no nos va a dar todo. No puede darnos todo. Aun y cuando fue su obligacion por el contrato social que tenemos como “animales politicos”, este ha quedado rebasado por muchas razones.

    La competitividad no nos la dara el Estado ni a nivel personal ni a nivel nacional. Debemos de tomar una actitud proactiva y perseguir lo que queremos sin dejar de exigir al Estado lo que le corresponde. Si queremos un pais mas competitivo, seamos competitivos nosotros mismos. Empecemos por inculcar desde el nucleo familiar a los ninos la necesidad de un segunod idioma, la necesidad de una maestria, dos, un doctorado, tres idiomas. La importancia de la educacion en la vida diaria.

    Como siempre saludos y gracias por la oportunidad e comentar.

    Me gusta

    • Que onda Rodrigo. Muchas gracias porque como en otras ocasiones te tomas el tiempo para compartir tus ideas y pones sobre la mesa opiniones diferentes e interesantes que enriquecen el dialogo en el blog.

      Estoy completamente de acuerdo contigo sobre tu opinión de que los mexicanos necesitamos dejar atras la cultura paternalista que mencionas, y que los ciudadanos -organizados o no-, deben actuar conforme a las metas que desean para superarse, independientemente de lo que haga o deje de hacer el gobierno. De hecho creo que así ha sido como muchos hemos obtenido la preparación que tenemos -incluido el inglés-, por el esfuerzo de nuestras familias y/o por nuestro esfuerzo personal.

      Sin embargo, me parece que son muy pocos los mexicanos que han tenido las oportunidades que nosotros hemos tenido. Pero me parece que hay un grupo importante que tiene las ganas de sobresalir pero cuya falta de recursos los limita. En este grupo encontramos ejemplos muy valiosos de gente que ha luchado y termina destacando. Sin embargo hay muchos otros que se quedan en el camino, y es donde creo que el gobierno tiene el compromiso y la obligación de poner las condiciones necesarias para que el que quiere, la haga. Ahora, reconozco que independientemente de los medios que tengan, muchos no se desarrollan a través del esfuerzo personal pues su estrategia es la que muchos mexicanos siguen: esperar a que alguien más haga algo por tí -y aquí no sólo me refiero al gobierno, sino a la familia, los contactos, los amigos, etc.

      A lo mejor habrá que trabajar en ambos frentes, en cambiar la mentalidad de los más para que vean por sí mismos y pugnar porque el gobierno se encargue de crear las condiciones necesarias para el desarrollo -donde el inglés es una de muchas piezas. Ahora también algo que no he dicho, pero que creo, es que la acción del gobierno debe ser subsidiaria, no bajo el término de subsidio que comúnmente manejamos, sino bajo el término de subsidiariedad, que implica que el Estado tenderá la mano tan sólo hasta el momento que los particulares ayudan agotado sus posibilidades.

      En fin, ya me expandí mucho y salí del tema original, jajaja. Pero bueno, ahí muchas cosas de fondo muy interesantes y que están ligadas. De nuevo, gracias por compartir tus ideas. Me latió mucho el termino de “política pública no escrita”. Saludos, y estoy de acuerdo. Ser pocho no es ser payaso, es una enfermedad difícil de controlar, no para los que saben hablar dos o más idiomas, sino para los que hablan dos o más idiomas en su vida diaria.

      Me gusta

  2. Yo empezaría por:
    Prohibir el doblaje de películas en TV abierta. Los países europeos que se habla bien el inglés son aquellos donde no se doblan las películas. En cambio en España o Italia sí las doblan, y se habla mal el inglés. Quizá la relación de causalidad no sea tan sencilla y haya una variable omitida pero ver películas en inglés con subtítulos en español al menos ayuda un poquito a aprender inglés
    El problema es que los traductores mexicanos protestarían, y con razón. Pero siempre hay ganadores y perdedores con cada reforma. Habría que buscar una forma de compensarlos. En todo caso, esta medida tendría un beneficio social mucho mayor al costo privado, por eso creo que valdría la pena.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: