Entre votos nulos, abstencionismo y desencanto con la partidocracia

voto nuloAvanzan las campañas y a la par más ciudadanos hablan sobre la necesidad de enviar un mensaje claro y contundente sobre el desencanto y hartazgo con la clase política mexicana.  Algunos han decidido que la abstención electoral será su estrategia.  Quienes no concuerdan con esta acción, a la que catalogan de indiferencia y apatía ciudadana, llaman a demostrar el repudio a la partidocracia en el corazón mismo de las elecciones, las urnas.  Su estrategia: el voto nulo.

Para políticos nulos, votos nulos“, “Yo anulo mi voto“, “¡Voto nulo Ya!“, “Vota por lo mejor: Vota nulo“, “Tache a todos“, “Ya no les creo, por eso voy a anular mi voto“, o “Mas vale voto anulado que un dizque diputado” son algunas de las frases con las que se desaprueban las opciones que se presentan en la elección del 5 de julio.  Las mismas opciones que han decidido defender sus intereses una y otra vez, a pesar de contar con la oportunidad y el mandato de trabajar por un México mejor.

Votar por el menos malo, ha dejado de ser una opción para muchos. Sin embargo, aunque comparto ese sentimiento, me parece que hay algunos puntos a considerar acerca de la opción en voga, el voto nulo.

  1. Mensaje,  más no cambio. Es cierto que si el voto nulo es mayoritario, se estará enviando un mensaje muy claro sobre la desaprobación ciudadana con el sistema y el cinismo de los partidos políticos.  Sin embargo, por más claro que sea, el mensaje carecerá de fundamento legal.  Los ganadores de la elección, hayan recibido carretadas de votos o no, tomarán posesión el próximo 1° de Septiembre.  Como mencioné en mi entrada anterior, los suertudotes no necesariamente responderán a los intereses de los ciudadanos sino a los de aquellos grupos o líderes que les han dado su “hueso”, o a los intereses de quienes les darán el siguiente.
  2. Voto nulo no es voto en blanco. El voto en blanco que se utiliza en otros países sí entra en juego durante la elección.  De ser mayoritario, la implación es la repetición de las elecciones con nuevos candidatos.  En México, el voto en blanco no existe. Cualquier voto que no sea emitido exclusivamente por un candidato se cuenta como anulado -incluidos los votos nulos intencionales o los emitidos por error-, y no importa si la suma total rebasa el número de votos obtenidos por el ganador en cada distrito.
  3. Voto nulo y abstencionismo no son neutros. Aunque los votos nulos van a la cuenta final, teóricamente no intervienen “directamente” en la decisión del ganador.  Sin embargo, tanto un nivel de abstencionismo alto como un gran número de votos nulos terminan favoreciendo “indirectamente” a los candidatos de los partidos con mayor capacidad de movilización.  A mayor abstencionismo y votos anulados, más fácil la tendrán los partidos con mayor voto duro.

Independientemente de lo que los mexicanos decidan hacer el 5 de julio, un gran problema es que después de varios años seguimos creyendo que el cambio se dará en las urnas.  Ni la democracia llegó en el 2000 porque un partido diferente ganó la presidencia, ni el voto nulo en el 2009 acabará con el cinismo, falsas promesas y malos resultados de la clase política mexicana.

Las elecciones son tan sólo una rebanada del pastel llamado democracia.  Para que nuestra democracia sea funcional, habrá que virar de acciones generales limitadas a las urnas -como el voto nulo- a acciones más particulares, en temas que permitan al ciudadano ejercer una verdadera rendición de cuentas.

Por último los dejo con un repertorio de imágenes y videos que he encontrado en la red, relacionados con este tema.

anular voto

anulomivoto

politicos

ya no les creo

votonulo2

  1. Aquí aplaca más mi entrada anterior de Saramago…indudablemente el no votar puede sacudir un poco las consciencias de algunos de los políticos, pero no de todos, considero que cada día hay que ejecutar pequeñas acciones que muestren nuestro descontento con el sistema actual pero no solo criticando sino mejorando y construyendo, de esa manera habría un punto en que la caterva de bandidos se verían arrinconados y sin más remedio que someterse a los designios de una ciudadanía organizada y harta de tanta trapacería. Saludos !!

    Me gusta

  2. Creo que a estas alturas ya sabemos que apelar a la conciencia ética de la clase política es un ejercicio inútil. Quien está considerando anular su voto es porque es indiferente ante las opciones políticas existentes. Pero si el “turnout” es de 20 o 80%, no hará ninguna diferencia.

    Lo interesante será ver si la incipiente discusión pública sobre las carencias y defectos de nuestra democracia da pie a un movimiento ciudadano en búsqueda de objetivos concretos: por ejemplo, eliminar el monopolio de los partidos políticos sobre los cargos de representación popular. Cada día hay decenas de marchas en el DF para representar los intereses de grupos privados que ya obtienen privilegios o buscan aumentarlos. Lo que nunca se ve, son marchas en nombre de un “bien común” (democracia) y con una demanda específica.

    Es frustrante ver cómo hemos sido incapaces, como sociedad, de articular y defender demandas por causas que nos competen a todos. Este 2009 el desencanto de los ciudadanos con su clase política y sus instituciones (políticas, económicas, de seguridad) va a llegar a un nuevo nivel, pero no queda claro si ello desembocará en una mayor conciencia ciudadana (es decir, entender que las cosas no se van a mover a menos que la gente “de a pie” exija y ejerza presión) o en más apatía y TV.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: