Tráfico de armas desde Estados Unidos a México

El fin de semana pasado me invitaron a una reunión de mexicanos para platicar con Sergio Aguayo, quien andaba de visita en Washington, D.C. El tema central de la plática fue el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, encabezado por el poeta Javier Sicilia, y al cual Sergio y otros mexicanos de la sociedad civil están apoyando.

La reunión me pareció una excelente oportunidad para sensibilizarme de un movimiento social que sinceramente no había seguido con tanto detalle en los medios mexicanos. Entre los temas específicos que se hablaron sobre cómo podíamos apoyar y participar los mexicanos en el extranjero, me pareció interesante la iniciativa de Alianza Cívica en torno al combate al tráfico de armas desde Estados Unidos a México.

Alto al Contrabando de Armas” es una iniciativa que pretende enviar una carta al presidente Barack Obama solicitándole tomar tres medidas concretas que no necesitan la aprobación del Congreso estadounidense. Los tres puntos en cuestión son:

Detener inmediatamente y prohibir la importación de armas de asalto a los EU, porque la mayoría se manda al contrabando de México.

Ordenar a los vendedores a reportar a la Oficina de Control de Bebidas Alcohólicas, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) la venta de varias armas de asalto a una misma persona.

Aumentar la capacidad regulatoria de la ATF en las regiones donde se abastece el contrabando de armas a México, en especial, en los estados fronterizos.

Además de esta iniciativa de la sociedad civil mexicana, me pareció interesante que en los últimos días otras voces desde Estados Unidos se han unido a la preocupación sobre el tráfico de armas que está nutriendo al narcotráfico en México.

Por un lado, John Bailey, académico y especialista en México por la Universidad de Georgetown, justificó el enojo del presidente Calderón con los Estados Unidos, pues a su parecer el gobierno estadounidense ha hecho poco para reducir el tráfico de armas y el consumo de drogas.

Por otro lado, el lunes pasado un grupo de tres senadores demócratas publicó un reporte en el cual proponen medidas legislativas y regulatorias más estrictas para evitar que armamento vendido en Estados Unidos termine en manos de narcotraficantes mexicanos. La senadora Dianne Feinstein criticó la inactividad del Congreso ante el problema.

Para los que estén interesados, este es el link al reporte. En breve, lo que se propone son seis recomendaciones:

  1. Que el Congreso apruebe legislación para solicitar la revisión de antecedentes de todos los compradores de armas, incluidos aquellos que asisten a ferias de armas.
  2. Que la ATF aplique las medidas que prohiben la importación de armas que no sean para fines deportivos, como los rifles semi-automáticos.
  3. Que el Congreso renueve la prohibición de armas de asalto, que expiró en 2004.
  4. Que los vendedores reporten la venta de multiples armas en un periodo de 30 días.
  5. Que el Senado ratifique la Convención Interamericana Contra la Fabricación y el Tráfico Ilícito de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y otros Materiales Relacionados.
  6. Incrementar el acceso que la policía federal mexicana tiene al sistema de rastreo de armas eTrace.

Me parece que el apoyo que desde Estados Unidos se pueda recibir es indispensable, aunque el tema de control de armas es culturalmente sensible para un segmento de la población. Sin embargo, de parte del gobierno mexicano es necesario también un mayor esfuerzo para el control de la frontera. No sólo de la norte, sino también de la sur, que puede ser incluso más vulnerable.

En fin, la reducción del tráfico de armas es parte de la estrategia para combatir al narcotráfico y reducir los niveles de violencia e inseguridad que acosan a nuestro país. Cada esfuerzo, sea de parte de los gobiernos de México o de Estados Unidos o de la sociedad civil, será un granito de arena valioso. Sin embargo, existen otros frentes que necesitan ser atendidos. Para mí, como escribí hace casi dos años, el tema de la desigualdad, el desarrollo económico y la generación de empleos bien remunerados es una de la soluciones a largo plazo.

  1. Excelente comentario mi estimado Alfredo, rematas con el verdadero problema de fondo. En cuanto a la forma, al erradicar la corrupción y al vigilar de manera eficaz todas las aduanas, y en general, en toda la frontera, en ambos países, se logrará el objetivo. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: