Cláusula de gobernabilidad: un “toma todo” regresivo

Independientemente de quien gane la elección presidencial del próximo año, lo más seguro es que el afortunado enfrente la misma realidad política que los últimos tres presidentes: un gobierno dividido. Es decir, el partido del nuevo presidente no tendrá mayoría en el Congreso. Por ende, éste o deberá resignarse o tendrá que buscar alianzas con otros partidos para sacar adelante sus propuestas de reformas, que necesitarán mayoría absoluta o en ocasiones mayoría calificada.

Viendo lo duro que la han pasado los últimos ejecutivos, uno de los aspirantes a presidente ha propuesto que como parte de la reforma politíca aprobada por el Senado y que se discutirá en la Cámara de Diputados, se incluya una “cláusula de gobernabilidad” que asegure la creación de un grupo mayoritario para el partido con mayor votación. Aunque la propuesta pudiera resolver el conflicto de la falta de mayorías legislativas, me parece que representa un paso atrás hacia la consolidación de la democracia en México, pues lo que propone es la creación de mayorías artificiales, basadas en la sobrerrepresentación. Veamos en breve el por qué de esta afirmación.

Empecemos describiendo el problema. Desde 1997 los presidentes mexicanos han enfrentado lo que se llama gobierno dividido. Es decir, su partido no tiene mayoría en alguna o ninguna de las cámaras del Congreso. En teoría, esta situación no debería significar ningún conflicto, pues el presidente tiene la oportunidad de negociar con la oposición para generar la mayoría legislativa que su partido no alcanza. En la práctica, el gobierno dividido ha sido un desastre, sobre todo cuando se debaten temas trascendentales que requieren de medidas impopulares o que gozan de poco consenso nacional.

Ahora, ¿por qué no obtiene el presidente el apoyo de la oposición en el Congreso durante la discusión algunos temas considerados como “estructurales”? Por un lado están las divisiones ideológicas y programáticas que separan a los partidos políticos. Por ejemplo, para unos el IVA en alimentos y medicinas o la inversión privada en PEMEX es una necesidad, mientras para otros es una herejía que socava la soberanía nacional.

Por otro lado está el cálculo político en donde a la oposición le conviene más apostar al fracaso del presidente en turno, y esperar a la siguiente elección presidencial, que apostar a su colaboración y éxito. A final de cuentas, apoyar la agenda del presidente en turno beneficia única y exclusivamente al presidente, y no a la oposición. Para algunos esta mentalidad es una irresponsabilidad política, mientras para otros es simplemente el resultado de un cálculo político basado en las reglas del juego existentes.

¿De qué reglas hablamos? Principalmente de las reglas electorales, las cuales le dan todas las canicas presidenciales a quien obtenga mayoría simple o relativa en la votación. Es decir, un candidato con tan sólo el 34% o 40% de los votos totales, se lleva el 100% de la presidencia. Muy diferente es la situación de las reglas electorales para el Congreso, donde la representación proporcional y las cláusulas que impiden la sobrerrepresentación parlamentarias, hacen que al final el número de escaños que tenga un partido político sean más o menos proporcionales a la votación que obtuvo en las urnas. En otras palabras, nadie se lleva todas las canicas del Congreso y por ende hay mayor pluralidad y representatividad.

La “cláusula de gobernabilidad” propuesta por Peña Nieto busca es crear un efecto similar a la distorsión de la regla electoral presidencial. Es decir, lo que propone es que con cierto porcentaje de votación (35% o más) se le dé una sobrerrepresentación al partido ganador, asegurándole artificialmente una mayoría en el Congreso (50% + 1 de los votos). De esta forma, apostando a que su partido ganará la presidencia y mayoría de votos en el Congreso, Peña Nieto pretende romper el gobierno dividido que los últimos presidentes han enfrentado.

Sin embargo, mi opinión es que en lugar de buscar crear mayorías del mismo color (como se hacía en el sistema antigüo), lo que debemos hacer es fomentar la creación de mayorías de gobierno multipartidistas, que reflejen de una manera más fidedigna el voto y sentir de los mexicanos. Para ello es necesario contrarrestar, y no replicar, la distorisión de la regla presidencial en la que el ganador con mayoría relativa “toma todo” lo que hay en la mesa.

Esto se puede hacer de una manera muy sencilla: que el gabinete completo del presidente en turno deba ser aprobado por una mayoría en el Congreso. Si este es el acaso, cualquier presidente que no tenga mayoría de su partido en el Congreso, tendrá desde un inicio que pactar con algún partido de oposición para aprobar su gabinete. De esta forma los puestos del ejecutivo tendrán que ser repartidos entre los miembros de la coalición, evitando que un presidente minoritario tome todas las canicas en juego. De esta forma también se asegurará que el presidente tenga una mayoría legislativa multipartidista, que en principio co-gobernaría con él y apoyaría los planes de reforma provenientes de un ejecutivo compartido.

A diferencia de la propuesta de Peña Nieto, la cual busca mayorías artificiales y sobrerrepresentadas del mismo color, esta propuesta reflejaría mejor la pluralidad del voto en las elecciones del ejecutivo y legislativo. Ya es tiempo que dejemos atrás los tiempos del unipartidismo para afrontar de lleno la realidad que los electores han demostrado en las urnas desde hace varios años: no quieren que nadie tome todas las canicas.

  1. Los supuestos del gabinete crearán a la larga un adecuación diferente a tu regla propuesta: La falta de un gabinete presidencial por la indiferencia entre partidos y la lucha por el poder. Por otro lado la cláusula de gobernabilidad se puede extralimitar a que dos partes tengan el 35%, en su caso, haciendo una lucha de sólo dos bandos.

    Me gusta

  2. Pingback: objetociudadano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: