Por el menos malo

Hace unos días me llegó por correo mi boleta para participar en la próxima elección de presidente en México. Después de vivir casi seis años fuera del país, se agradece esta oportunidad que ofrece el IFE para que, aunque sea de lejos, los mexicanos en el extranjero podamos participar de este ejercicio democrático al cual tenemos derecho. Sin embargo, en contraste a la alegría por recibir mi boleta electoral, me volvió a la mente un predicamento que llevo tiempo sin resolver: ¿por quién votar?

Por un lado me considero más un elector independiente que parte del voto duro de alguno de los partidos con registro. Esto me hace fijarme un poco más en las características del candidato que en el partido que representa. Sin embargo, de las cuatro opciones disponibles ninguna me inspira lo suficiente como para asegurarle mi voto.

Ante esta situación algunos plantean que el mejor curso de acción es anular el voto, dando así una señal de que no se está de acuerdo con las opciones disponibles. El problema para mí, es que en términos prácticos anular el voto significa favorecer a los partidos con mayor voto duro y capacidad de acarreo. Desafortunadamente, en México no existe una regla que diga que las elecciones deban repetirse con distintos candidatos en caso que el voto nulo o en blanco alcance un cierto umbral o porcentaje. Este tipo de regla jugaría un rol muy importante en casos donde la gente no esté satisfecha con las opciones que se le presentan en la boleta.

Considerando lo anterior llegué a la conlcusión de que mi estrategia será votar por el menos malo -que de paso es algo que muchas personas que conozco me han dicho que también han pensado hacer. Sin embargo, después de seguir el primer debate y hacer algunas investigaciones en línea sobre las escasas propuestas de los candidatos, sigo con el mismo predicamento: ¿por quién voto? ¿quién es el menos malo?

Ustedes, ¿qué piensan? ¿Cómo ven las elecciones desde México, Estados Unidos o desde donde quiera que estén?

  1. Mi estimado Alfredo, yo pienso que cada persona tiene el poder de creer en lo que uno considera que es correcto. No hay ni bueno ni malo, todo depende del contexto como lo veas. En este sentido, yo me iría mas en lo que tu piensas que es mejor para el país. Cada creencia se basa en la experiencia y conocimiento que tenemos sobre algún concepto. Yo he basado mi voto en lo que he leído y vivido durante mi estancia en Mexico, así como en lo que yo considero que es justo en términos sociales, económicos y de desarrollo. Tu que tienes la ventaja de ver las cosas desde otra perspectiva, así como fuentes de información objetivas a tu alcance, reflexiona y haz la decisión, estoy seguro que no podrás estar equivocado. Espero que esto ayude.

    Saludos!

    Me gusta

  2. Estoy totalmente de acuerdo con Sergio. Mas que votar por el menos malo se trata de votar por quien tú piensas que sería mejor. Dificilmente encontraremos en estos momentos un político que esté al nivel de lo que muchos queremos. Al parecer no es tiempo de grandes hombres/mujeres en la política y esto es tanto en México como en muchos otros países.

    Me gusta

  3. A mi parecer, anular el voto no es opción. Anular el voto es no ejercer tu derecho a elegir o a pronunciarte como ciudadano mexicano. Anular tu voto o abstenerte invita además al fraude electoral. Mexicano que no vota corre riesgo de perder su voto en la manipulación de las urnas como ya ha sucedido en el pasado.

    Hay que pronunciarse y votar. Votar por el menos malo tampoco me parece una opción viable. Hacer esto es enviar el mensaje de que aceptamos las malas opciones que nos proponen siempre. Si bien es cierto que debería de existir un instrumento jurídico muy bien establecido que manifestara y canalizara esta solicitud de los mexicanos de no aceptar los candidatos que se nos proponen, también es cierto que hay maneras de utilizar nuestro voto para presionar y cambiar el sistema actual. Este cambio, como muchos en el pasado, no nos tocará verlo o vivirlo a nosotros pero lo importante es iniciarlo.

    Mexico es un sistema pluripartidista, al menos en papel. Sabemos todos que los partidos más fuertes son tres. Estos partidos están ya establecidos y predominan en la arena política. Demos nuestro voto entonces a partidos más pequeños. A nuevas propuestas. Hagamos que esos nuevos partidos, que seguramente no ganarán ahora, logren su registro en elecciones futuras. Ayudémos a que nuevas propuestas crezcan y maduren.

    De esa manera no entregamos nuestro voto al menos malo o a los “grandes” y mucho menos nos abstenemos de votar para arriesgar el fraude electoral una vez más. Estamos votando. Estamos alzando la voz mostrando que estamos dispuestos a escuchar nuevas propuestas. Que estamos dispuestos a apoyarlas pero que deberán de madurar lo suficiente para ganarnos como seguidores. Así mismo, estamos presionando a los partidos dominantes a que hagan propuestas con plataformas socilaes, económicas y políticas que apunten a un proyecto de país a largo plazo. Un proyecto serio que presente continuidad en lugar de un nuevo “renacer” administrativo cada seis años.

    saludos,
    Rodrigo

    Me gusta

  4. Visita mi blog http://comocrearnegociosexitosos.wordpress.com, en el que encontrarás un análisis de las propuestas de los candidatos por tema, de manera que puedas compararlas. Eso te dará una visión de quien puedes considerar el menos malo.

    En mi opinión, el peor de todos es Peña Nieto y el PRI, en lo general. 70 años fueron suficientes, aunque parece que a ellos todavía les falta destruir más al país.

    Tan solo por eso, yo y espero que muchos más, no votaré por candidatos del PRI ni para la presidencia, ni para el congreso.

    Me gusta

  5. El PRI regresa mas peor que nunca. Mexico no solo se hace daño asi mismo sino a la zona geopolitica el PRI es un narco partido que ha afectado la estabnilidad en el continente.oficilizando y protegiendo al crimen organizado

    Me gusta

  6. Estimado Alfredo y paisano!!!. Veo con mucha esperanza que tu reflexión nos hace revisar con mayor prudencia la razón de nuestro voto. Te felicito porque ahora, a diferencia del pasado, nos preocupamos en definir quien va a tener el PODER EJECUTIVO de nuestro querido México. Les confieso que aunque he tenido mis preferencias en el pasaso, HOY se me ha hecho muy difícil llegar a una selección y votar en consecuencia por el mejor. Definitivamente yo NO creo en el Sr. AMLO porque es un individuo experto en el engaño y manipulación. Sin embargo gracias a él, si sé lo que NO QUIERO para mi Patria. México sigue transitado en el proceso de la madurez democrática…..llevamos 12 años en la alternacia que ha traido más cosas buenas y nuevas que antiguas mañas y malas…como por ejemplo lo que está ocurriendo con el boto de los mexicanos en el extrajero. De verdad, yo veo con mucha esperanza que podamos transitar hacia un país de bienestar y eso empieza con el compromiso de todos los mexicanos para desterrar la corrupción, la ignoracia y la mala vibra hacia nosotros mismo. Yo al igual que tú, quiero un país seguro, que me haga sentir orgulloso de él y me que invite a dar lo mejor de mí para lograrlo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: