Los candidatos ante Estados Unidos y Trump

No sé a ustedes, pero si hay algo que me indigna de sobremanera -especialmente por vivir en Estados Unidos- es que el señor Trump salga a trashear a México a cada rato, sin que nuestro gobierno responda, no sólo con la respuesta tradicionalmente diplomática, sino a la vez con la suficiente firmeza para demostrar que tenemos dignidad y merecemos respeto en una relación de vecinos y socios estratégicos más allá de lo comercial. Peña parece dar señales de vida, después del anuncio de Trump sobre enviar al ejército a reforzar la seguridad en la frontera hasta que se haya construido el muro. Tal vez reaccionó por la coyuntura electoral o porque esta vez Trump se pasó de la raya. Para mí la postura debió ser distinta desde hace tiempo. Ante sus planteamientos absurdos como que México pague el muro, nuestra respuesta debiera ser igual de absurda como aceptar pagarlo, siempre y cuando lo construyamos alrededor de Tejas, California y todo lo que solía ser nuestro territorio. Ante sus exigencias sobre detener el flujo de drogas, exigencias similares de nuestra parte sobre el combate al consumo en su país para atacar el problema de raíz.  Ante las amenazas de salirse del TLCAN e imponer aranceles a las exportaciones mexicanas, no doblar las manos en la negociación y responder con contramedidas en productos que realmente les cueste. En fin, todo esto es para decir que me importa cuál será la postura del nuevo gobierno hacia los Estados Unidos. Como prometí en mi post anterior, voy a revisar las propuestas de los candidatos presidenciales en temas que me interesan. En este turno, toca revisar qué proponen sobre la relación bilateral entre México y Estados Unidos, la cual tendrá a Trump de contraparte, al menos hasta 2020. Aquí lo que encontré.

Sigue leyendo

El país en el que sí pasa algo

Justice-IconLa corrupción no es un problema exclusivo de los países pobres o en vías de desarrollo. Los países ricos también tienen problemas de este tipo. La diferencia principal es qué medidas se toman cuando estos conflictos salen a la luz.

Hace poco escribía acerca de cómo México es el país en el que no pasa nada en temas de combate a la corrupción y al abuso de poder. A pesar de los múltiples casos de corrupción que se  ventilan de vez en cuando a través de los medios, la cosa no pasa del vendaval mediático y la indignación popular. Como estrategia, los acusados apuestan a que el tiempo pase y que la gente olvide lo sucedido. Generalmente, esta estrategia funciona ya que la ley no se aplica, retroalimentando de este modo un sistema de impunidad que alienta a otros a seguir comentiendo más ilícitos, pues saben que si los cachan, al final no pasa nada. Sigue leyendo

Tráfico de armas desde Estados Unidos a México

El fin de semana pasado me invitaron a una reunión de mexicanos para platicar con Sergio Aguayo, quien andaba de visita en Washington, D.C. El tema central de la plática fue el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, encabezado por el poeta Javier Sicilia, y al cual Sergio y otros mexicanos de la sociedad civil están apoyando.

La reunión me pareció una excelente oportunidad para sensibilizarme de un movimiento social que sinceramente no había seguido con tanto detalle en los medios mexicanos. Entre los temas específicos que se hablaron sobre cómo podíamos apoyar y participar los mexicanos en el extranjero, me pareció interesante la iniciativa de Alianza Cívica en torno al combate al tráfico de armas desde Estados Unidos a México.

Sigue leyendo

Cinco de Mayo: nuestra otra independencia

¿Qué celebramos los mexicanos este 5 de mayo? Cuando iba en la primaria aprendí que esta fecha representaba la conmemoración de la batalla de Puebla, en la que el Gral. Ignacio Zaragoza encabezó a los mexicanos que gloriosamente derrotaron al ejército francés en los fuertes de Loreto y Guadalupe.  En la secundaria me enseñaron que después de todo la victoria no había sido tan gloriosa, pues tan sólo un año después los franceses tomarían Puebla para después instaurar el Segundo Imperio Mexicano que tanto anhelaban los conservadores mexicanos de esa época.  Pasado el tiempo y ya entrado en la universidad, la celebración pasaba poco a poco al bául de los recuerdos -al igual que el azueto tradicional, que ahora tan sólo los poblanos disfrutan.

Todo parecía ir bien hasta que vine a Estados Unidos a la maestría y “aprendí” algo que no sabía sobre el 5 de mayo: ¡que es el día de la independencia de México!

Sigue leyendo

4 de julio con sabor a México

El punto álgido de la celebración anual de la independencia de los Estados Unidos son los fuegos artificiales del 4 de julio.  Mi primer año viviendo aquí, tuve la fortuna de verlos desde las escaleras del Lincoln Memorial en Washington, D.C.  Un año después, los ví sentado a orillas del río Charles en Boston.

Sin embargo, el preámbulo al festejo de este año en la capital norteamericana tuvo su toque mexicano gracias a la presencia de nuestro país en el Smithsonian Folklife Festival. Este evento es organizado todos los veranos desde 1967 por el Instituto Smithsonian, quien en esta ocasión colaboró con CONACULTA, el INAH, la Embajada de México y el Instituto Cultural Mexicano para darnos una probadita de la inmensa historia, cultura y tradiciones de nuestro país.

Chinelos danzando con sus característicos brincos, voladores Téenek de la Huasteca potosina descolgándose de un “palo volantín”, una compatriota maya enseñando cómo preparar atole de maiz, un grupo de marakames huicholes (o Wixáritari) dando limpias a quien se animarán, y el también tradicional mariachi interpretando el Son de la Negra fueron tan solo algunos de los sabores a México que se dejaron sentir en el corazón del National Mall.

Sigue leyendo

De la nieve al pastor a la Noche Buena

El título de esta entrada pareciera hacer más referencia al relato de una pastorela que a otra cosa. Nada de eso. Aunque me estoy dejando la barba invernal y parezco San José, mi entrada es simplemente una excusa para bloguear de nuevo, ahora que estoy de vacaciones para pasar las fiestas en mi querido México.

Lo de la nieve es por la tormenta que nos cayó el fin de semana en el este de Estados Unidos, incluido Washington, D.C. ¿Qué tiene de especial ésto? Varias cosas.

De entrada, soy un chilango cuyo contacto más cercano con la nieve eran las nieves del Güero-Güero en Veracruz o los tradicionales Helados Siberia de Coyoacán. Además, Washington no destaca entre las ciudades donde más neva.  De hecho, desde que me fui a vivir para allá, las nevadas han sido más que paupérrimas.  Tanto así, que el en mi primer año, la primera nevada cayó hasta febrero, mientras que el año pasado apenas y nevaron unos cuantos centímetros en un par de ocasiones. Sin embargo, el fin de semana fue el desquite. Los más de 50 centímetros de nieve que cayeron rompieron record en la capital de nuestro vecino del norte y, por supuesto, saciaron mi sed de ver nieve de a montón.

Sigue leyendo

Obamanía en México: forma es fondo

obamaniaHaré un paréntesis antes de seguir platicando sobre el interesante viaje a  Bután.  Por un momento bloguearé acerca de un tema no tan divertido como es la relación de Estados Unidos con México y el resto de Latinoamérica, después de la visita de Barack Hussein Obama a México y la 5a Cumbre de las Américas celebrada en Trinidad y Tobago.

La Obamanía que arrasó con todo en Europa y Medio Oriente aplicó la misma dosis al pasar por México y la isla caribeña.   La popularidad y esperanza que genera Obama en donde se para va más allá de lo normal y creíble.  Sin embargo, como he dicho en ocasiones anteriores -y a pesar de la euforia y entusiasmo-, coincido con aquellos que mantienen una postura moderada y realista sobre el verdadero cambio que Obama puede traer a la relación de su país con México y el resto del continente.

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: