La política de la felicidad

Hace unos días fue el Día Internacional de la Felicidad, y quisiera reflexionar sobre una idea que traigo en la mente desde hace tiempo: que los gobiernos debieran procurar la felicidad de sus ciudadanos como parte de sus políticas públicas. La política de la felicidad no significa que el gobierno tenga que hacernos felices, pero si darle a sus gobernados las oportunidades para construir y pelear por una vida llena de sentido y plenitud. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: